Registro de marcas en República Dominicana

  • Búsquedas de antecedentes
  • Registro marcas denominativas, figurativas, mixtas, de certificación, rótulos, emblemas, denominaciones de origen.
  • Inspecciones de uso
  • Inscripción de garantías
  • Licencias de uso
  • Renovaciones
  • Traspasos
  • Duplicados
  • Enmiendas
  • Certificaciones

Conflictos

 

Litigios administrativos y judiciales orientados a la defensa de los derechos de propiedad intelectual, así como todas las acciones encaminadas a reprimir y detener actos de piratería, falsificación y cualesquiera otras infracciones tipificadas en la ley 20-00 sobre Propiedad Industrial.

  • Recursos de oposición/ Cancelación/ Nulidad
  • Conciliaciones
  • Acuerdos de coexistencia
  • Litigios judiciales
  • Incautaciones
  • Conflictos Ley 173
  • Soluciones alternativas

Due Diligence Portafolios de Marcas


  • Revisión legal cartera de marcas

  • Diagnóstico cartera de marcas

  • Recomendaciones

Vigilancia


  • Medidas en frontera
  • Monitoreos registros similares ante la ONAPI
  • Registro titular ante la DGA
  • Investigaciones de campo y monitoreo

Registros Internacionales


  • Registros de marcas en cualquier parte del mundo.

Registros Sanitarios


  • Productos farmacéuticos, cosméticos, de higiene del hogar y alimenticios

Patentes


  • Registros de Patentes, Diseños Industriales y Modelos de Utilidad

Contratos


  • Contratos relacionados con los renglones precedentemente indicados vinculados a los derechos de propiedad industrial.

Candado-Marca-Registrada

Registro de Marcas

El registro de marcas en la República Dominicana está regulado por la Ley 20-00 de fecha 10 de mayo del año 2000. Los derechos exclusivos sobre una marca en la República Dominicana se adquieren en virtud de su registro por ante la Oficina Nacional de la Propiedad Industrial (ONAPI).

Nuestra legislación permite el registro de marcas denominativas, mixtas, figurativas, tri-dimencionales, marcas de certificación, colectivas, sonoras y olfativas.  Las marcas son protegidas por un término de 10 años, contados a partir de la solicitud de registro, con la posibilidad de efectuar renovaciones sucesivas.  La solicitud de renovación de la marca puede ser depositada con 6 meses de antelación a la expiración del registro o dentro de los seis meses posteriores al vencimiento del registro (depósito tardío).

El trámite completo puede tardar entre 3 y 4 meses, lo cual incluye desde la presentación de la solicitud hasta la expedición del certificado original de registro, en los casos en que no es presentada oposición alguna.

El registro de la marca posibilita al titular vender la marca, otorgar licencias y franquicias y aumentar el valor de los activos intangibles de la empresa y reducir, la posibilidad de que los derechos respecto de la marca sean vulnerados por terceras personas.

En J Adames & Asociados estamos en la capacidad de asesorarles sobre la mejor forma de proteger sus marcas.